¿Cómo empacar tu estufa cuando te mudas?

¿Cómo empacar tu estufa cuando te mudas?

Cuando vas a cambiarte de casa y tienes que empacar tus cosas lo recomendable es ir de lo más grande a lo más pequeño, electrodomésticos y muebles tan útiles y valiosos que no quieres que se dañen con la mudanza, por eso aquí te enseñaremos cómo empacar tu estufa para el flete o mudanza, es decir, ¿Existe forma de protegerla 100% durante el viaje? No puede estar totalmente segura pero este artículo está dedicado a mostrarte las formas más eficaces de empacarla. Así, puedes llevarla y/o encargarla al servicio de mudanza sin la preocupación de que haya accidentes y estarás más tranquilo de que no se dañe durante el viaje.

A empacar tu estufa.

La estufa, por ser de uso cotidiano, es un electrodoméstico muy importante en tu casa, requieres de ella para alimentarte, y por ende, debes ser lo más cuidadoso al transportarla de tu vieja residencia a tu nueva casa.

Generalmente, son bastante costosas y debes prestar atención a la hora de empacar tu estufa en su transporte.

Es de vital importancia que los materiales que uses lleven a una mejor manera de empacar la estufa.

Materiales para empacar tu estufa

  • Cajas:

Éstas deben variar de tamaño dependiendo del tamaño de las distintas piezas de tu estufa (como hornillas, puertas y manillas). Ya que, debes desarmarla antes de colocarla en el transporte que la llevará a su nueva ubicación.

Debes procurar que las cajas estén en buenas condiciones, así evitas accidentes de cualquier tipo durante el embalaje o transporte.

  • Etiquetas: 

En ocasiones, el etiquetado es hecho por el servicio de mudanzas, sin embargo, para que tengas un control de como deseas empacar tu estufa, debes tener etiquetas y un rotulador para identificar cada una de las cajas con los nombres de las respectivas piezas.

Esto te será muy útil a la hora de desempacar y rearmar la estufa.

  • Papel periódico:

Muy útil para envolver y proteger las piezas más pequeñas de tu estufa, le brinda protección térmica a cada pieza y es un excelente absorbente de humedad, lo que le hará permanecer seca el mayor tiempo posible en caso de algún accidente.

  • Espuma de Poliuretano:

Un formidable material si quieres proteger tu estufa (y sus piezas) de cualquier golpe o presión excesiva que pueda sufrir del exterior.

También funciona a la perfección para inmovilizar piezas dentro de una caja, lo que resulta muy útil al tratarse de una mudanza, puesto que nos garantiza un eficaz cuidado de la estufa.

La composición de esta espuma la hace un perfecto amortiguador y aislante, lo que permite que tu estufa sea transportada con tranquilidad, puesto que evita al máximo los daños que puedan serle causados.

  • Plástico de burbujas:

Resulta perfecto para el empaquetado de los vidrios que pueda contener tu estufa (tapa, puerta del horno, entre otras piezas), ya que la composición de la bolsa, hecha de burbujas de aire, mantienen al vidrio fuera de los peligros de impacto y presión.

La ventaja de este material es que puedes conseguirlo por un precio aparentemente económico (en comparación con otros materiales de embalaje) y su utilidad, le hace una buena opción.

  • Cinta canela:

No debe faltarte este material. Una vez que hayas colocado las piezas de la estufa en sus cajas (y aseguradas con el material de embalaje que hayas decidido correcto), la cinta es de utilidad para evitar que la caja se abra, y más importante aún, para evitar que sea abierta por personas no autorizadas.

Funciona también como sello de seguridad, para mantener tu estufa asegurada en todo momento durante el transporte de tu estufa.

  • Servicio de transporte:

La recomendación en este caso, es contratar servicios de transporte profesionales, principalmente por las garantías que se verán obligados a cumplir en caso que suceda algún percance que esté contemplado en el contrato.

Empaca tu estufa en 6 sencillos pasos:

1) Limpia tu estufa:

Es importante que además de la limpieza periódica (que debes mantener generalmente en tu estufa), limpies el electrodoméstico de manera profunda antes de empacarlo.

Esto debes hacerlo para evitar inconvenientes a la hora de rearmarlo y también para identificar posibles problemas que pueda haber presentes en ella.

Es importante que además de la limpieza periódica, limpies tu estufa de manera profunda antes de empacarla.
Es importante que además de la limpieza periódica, limpies tu estufa de manera profunda antes de empacarla.

2) Clasifica las partes de tu estufa:

Según su tamaño y delicadeza, puedes separar las piezas del aparato luego de desarmarlo.

Así, cuando comiences a embalarlos y cuando los prepares para ser transportados, podrás hacerlo de la manera más eficaz, evitando dañar algunas piezas.

3) Elije los materiales con los cuales empaquetarás las piezas de tu estufa:

Es recomendable utilizar una mezcla de todos los materiales anteriores.

Por ejemplo, envolver una pieza con plástico de burbujas, colocarla en una caja de cartón y luego asegurarla dentro con espuma de poliuretano.

Claro está que pueden variar las combinaciones dependiendo de la pieza que se desea empacar.

Estas combinaciones también dependen de cual decidas es la mejor manera de empacar tu estufa.

4) Sellarlas con la cinta de embalar:

Una vez que hayas colocado las piezas en sus cajas. Asegúrate de que quede cada pieza bien asegurada en el interior de las cajas, a fin de evitar golpes y presiones que puedan resultar dañinas y también de que la cinta quede bien colocada en cada una de dichas cajas.

5) Etiquétalas:

Utiliza las etiquetas y el rotulador para identificarlas una a una. De esta manera, podrás rearmar la estufa de manera sistemática y sin tener que regar todas las piezas para luego hacer de ello un rompecabezas.

6) Asegúrate de que las cajas queden bien colocadas:

Colócalas en posiciones favorables dentro del vehículo de transporte, siempre con la etiqueta visible.

De esta manera es como debes empacar tu estufa para mudarte, al seguir estos seis sencillos pasos, puedes hacer más fácil ese proceso de cambio de casa y llevarte tu estufa contigo. Hasta aquí las recomendaciones, ahora te toca seguirlas y hacer de tu mudanza, un asunto más cómodo.

Al desarmar la estufa, guarda las piezas en una caja, asegúrate de que cada pieza quede bien asegurada.
Al desarmar la estufa, guarda las piezas en una caja, asegúrate de que cada pieza quede bien asegurada al momento de empacarla.

Contador de comentarios